Página inicio
El propósito
La misión
La reconciliación
Regístrate para esta
 conferencia
Alianza de liderazgo
 de la conferencia
Apoya esta misión
Vínculos
 

Inglés


Castellano


Portugués


















La reconciliación española

Imagínate...
La unidad en la Península Ibérica y aún más allá. Los españoles de todas las regiones, los portugueses, los gitanos, los vascos, los gibraltareños, los andorranos y los judíos, viviendo todos juntos en unidad.

El evangelio según San Juan 17:20-23 dice...
Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.

Y San Mateo 5:23-24 dice...
Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.

Y 2a de Corintios 5:14-21 dice...
Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: que si uno murió por todos, luego todos murieron; y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos. De manera que nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne; y aun si a Cristo conocimos según la carne, ya no lo conocemos así. De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios. Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

Y Hebreos 12:14 dice...
Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.



2004 - La reconciliación española
Reconciliando la Península Ibérica

2005 - La reconciliación ibérica - sanando las naciones
Reconciliando a todas las naciones de las heridas de la Inquisición Española

2006 - La reconciliación esperada - haciendo la paz con el pueblo elegido por Dios
Restauración con la nación y el pueblo judío

www.freeiberia.com